Momentos de tensión se vivieron sobre la ruta 205, a la altura del cruce de Unión Ferroviaria, cuando la Gendarmería y la Infantería de la Bonaerense avanzaron sobre los trabajadores de Cresta Roja que llevaban adelante una masiva protesta.

 

Los empleados de la firma se manifestaron en repudio del plan acordado entre el Gobierno y la empresa para reducir brutalmente la planta y cesantear a unos 800 operarios.

Según contaron los empleados a Página 12, el conflicto comenzó semanas atrás cuando la nueva empresa que operará en el frigorífico, Wade S.A., vinculada con Tres Arroyos, oficializó un programa para reestructurar la planta de trabajadores.

“Somos 300 operarios que estamos en la puerta de la planta manteniendo el bloqueo. A las 4 de la mañana llegaron muchísimos gendarmes y nos empezaron a correr. Nos dijeron que eran 2.400 efectivos. No estábamos cortando la ruta y nos empezaron a tirar con todo. Fue brutal”, le contó a ese diario Daniel Vega.

Con un mega operativo, las fuerzas comenzaron a lanzarles gases lacrimógenos, seguidos de balazos de goma y carros hidrantes. Como consecuencia, dos trabajadores fueron detenidos y otros dos se descompusieron producto de la reprimenda.

“Ellos quieren 225 trabajadores en la planta y 1.000 en la calle, con la promesa de incorporar una tanda más en julio. Quedarían 850 personas en la calle”, dijo Vega sobre el acuerdo con el ministerio de Trabajo.

José Luis Leiva, trabajador de Cresta Roja, dijo también a medios locales: “Muchos laburantes de la empresa creyeron y votaron a Macri y hoy se golpean la cabeza contra la pared”. Cresta Roja tenía 3500 trabajadores directos y 1500 indirectos cuándo asumió Macri.