Organizaciones populares marcharon este miércoles desde distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires y acamparon en el Obelisco durante toda la noche para reclamar por “obras públicas que generen trabajo” y un “aumento inmediato de jubilaciones”, además de rechazar la suba de tarifas y las negociaciones iniciadas por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La “jornada unitaria de lucha,” que convocó el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), reclamó por obras públicas que generen trabajo en distintos puntos del país para “los sectores más humildes de la comunidad” y el “aumento inmediato de jubilaciones y pensiones”.

El FOL y el Frente Popular Darío Santillán, el Frente Social Peronista y el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas que llevaron adelante la jornada de protesta confluyeron en Plaza de Mayo, frente al Ministerio de Economía, donde repudiaron el acuerdo con el FMI.

“Es necesario que el Gobierno frene el ajuste y no avance con las viejas recetas del FMI”, sostuvo la dirigente del FOL Marianela Navarro.

En tanto, el Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados se movilizó desde el Obelisco a la sede central del PAMI en Perú y Diagonal Sur en el marco de una marcha nacional de la obra social de jubilados y la Anses, para pedir “el aumento inmediato de jubilaciones y pensiones.”

También demandaron “la derogación de la ley previsional, la entrega gratuita de medicamentos a jubilados y el aumento del presupuesto del PAMI”, entre otros reclamos.

Por su parte, el Polo Obrero, el Bloque Piquetero Nacional y el MTR marchó desde Plaza Constitución por la avenida 9 de Julio hasta el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, ubicado en su intersección con la calle Moreno.
Los militantes del Polo Obrero se manifestaron en la autopista 25 de Mayo, a la altura de Constitución, y marcharon por el centro porteño por la cesantía de un perograma de capacitación laboral que afectó a 900 personas.

Los dirigentes del Polo Obrero informaron que las autoridades del ministerio de Trabajo se comprometieron a recibir a los afectados de la decisión el jueves en la sede de la cartera laboral.

“Aparentemente los cesanteados volverían a los cursos de capacitación. Por eso pusimos fin a la jornada, pero esto no resuelve el problema de fondo. Por eso, nuestro plan de lucha continúa y seguiremos buscando la unidad con otras organizaciones”, dijo a Télam, Eduardo Belliboni, líder del Polo Obrero, una de las organizaciones convocantes.

En tanto, la dirigente del FOL, Marianela Navarro, sostuvo que “es necesario que el Gobierno frene el ajuste y no avance con las viejas recetas del FMI”,  añadió que “es tiempo de que el Gobierno dé respuesta a las demandas populares” y pidió por “un congelamiento de precios en los principales productos de la canasta familiar”.

Por su parte, Belliboni le dijo a Télam: “Ante la enorme carestía, la inflación que golpea a todos pero más a los que menos tienen y el brutal tarifazo a los que viven de un sueldo o de un programa social el gobierno mira para otro lado y llaman al FMI a hacer mas ajuste”.

El referente de la organización de desocupados pidió un plan de lucha con paro activo “para que el FMI se retire de la Argentina” al describir la “desesperación” en los sectores más humildes del país que no pueden afrontar las consecuencias de la devaluación y el tarifazo.

“Nadie quiere hechos de violencia pero esto es insoportable. Tiene que haber un plan de lucha con paro activo para que se vaya el FMI, que va a profundizar lo que pasa ahora y que va a hacer que los pobres caigan en la indigencia”, cerró Belliboni.

Fuente: Télam