El Gobierno había planificado una meta de entre 12% a 17% en el presupuesto, pero no estuvieron a la altura. El Índice de Precios al Consumidor a nivel nacional subió en diciembre 3,1%, mientras que a lo largo de 2017 sumó 24,8%.

Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) esta suba estuvo impulsada por un aumento promedio de 17 por ciento en las tarifas de luz, gas y combustibles.

En la comparación regional, nuestro país apenas queda detrás de Venezuela, que atraviesa una situación completamente excepcional, con un registro anual de 2.616%. Un dato preocupante es que el registro de un sólo mes en la Argentina se equiparó a la suba de todo 2017 en Brasil.

Si bien el gráfico tomó como parámetro el registro del IPC Congreso queda a las claras que la economía argentina se ve debilitada con respecto a los demás países de la región.